Método Martingale

El método martingale nos acompaña desde hace más de trescientos años y sigue igual de vigente. Tuvo sus orígenes en Francia y se aplicaba a los volados y a la ruleta, pero su efectividad hizo que se expandiera a otro tipo de apuestas. Veamos de que se trata entonces.

¿Cómo funciona el método martingale?

El método martingale ganó la fama de infalible gracias a grandes apostadores con recursos abundantes y mucha voluntad. La fórmula es sencilla, dobla tu apuesta cada que pierdas y eventualmente la suerte te favorecerá y recuperarás tu dinero.

¿No lo crees? Aplícalo con tus amigos jugando voladitos, en algún momento la fortuna te va a sonreír y dejarás a tus amigos boquiabiertos. ¡Inténtalo!

¿Cómo aplicar el método martingale en las apuestas deportivas?

Es extremadamente sencillo aplicar el método martingale a las apuestas deportivas, veamos un par de ejemplos:

Liga MX, en el Apertura 2014 el América comenzó ganando cinco partidos consecutivos, pero obviamente no iba a ganar siempre.

Entonces lo que hacemos es apostar a que va a perder, y en cada derrota doblamos la apuesta, hasta que eventualmente pierda el equipo y ganemos nosotros; lo cual terminó sucediendo en la fecha siete, cuando fue derrotado por Pumas en el Estadio Azteca.

Una vez que hayamos ganado repetimos la estrategia, y de esa manera siempre llegaremos a ganar.

¿Se puede utilizar el método martingale para todos los deportes?

Por supuesto, siempre que haya un ganador y un perdedor se puede utilizar el método martingale. Pruébalo en el basquetbol o en el futbol americano, ese equipo que va invicto tiene que caer tarde o temprano ¿no? Ponle dinero a que va a perder y verás como te lo recompensa, así de sencillo es.

Conclusión

El método martingale tiene siglos probando su eficacia en todo tipo de actividades y apuestas, no sólo deportivas, así que no dudes en aplicarla en tu casa de apuestas favoritas. La suerte no dura para siempre y a ese equipo que parece invencible se le va a terminar, o incluso al que lleva semanas sin ganar, en algún momento lo hará, y si apuestas bien, te hará un hombre muy feliz.